domingo, 13 de marzo de 2011

El tren que nunca existió: Benasque-Luchon


Muy cerca de hacerse realidad

(Trazado actual de la carretera para ir de Campo a Bagnères de Luchon. Mapas Michelin)


El 2 de Septiembre de 1910 se informaba en "El Diario de Huesca" del proyecto del tren denominado Transpirenáico Luchon-Benasque y, se transcribía allí un artículo dedicado a este tema publicado en el "Luchon Progrés", en su número del domingo 28 de Agosto del referido año 1910. De ese comentario del diario galo, ofrecemos algunos párrafos, donde se resaltan las ventajas que podría aportar el nuevo trazado ferroviario para ámbas vertientes de los Pirineos. (Para evitar confusiones, ya que el artículo está traducido al castellano, queremos insistir en que el periodista escribe desde Bagnères de Luchon).


"... De Madrid a Luchon por Cerbère hay 1.371 kilómetros. No habría mas que 608 si por medio de una nueva vía, se enlazase a través de los Pirineos centrales la estación de Barbastro con la de Luchon.
Madrid se aproximaría por medio de 663 kilómetros, Barcelona distaría 165 y Zaragoza estaría a 267 kilómetros de Luchon en vez de 930.
La distancia quedaría reducida a más de la mitad para todas las ciudades situadas en el centro de España, principalmente para las de las antiguas provincias de ambas Castillas.

¡Que diferencia en cuanto a las relaciones personales, comerciales e industriales! ¡Cuántas ventajas para los viajes de negocios y de recreo y para las relaciones de pueblo a pueblo!

Desde las principales ciudades de Aragón y de Cataluña se llegaría a Luchon en media jornada; para pasar un día de fiesta en Luchon, los habitantes de la cuenca del Ebro próximos a una estación férrea, podrían tomar el desayuno en su casa, llegar al mediodía a Luchon, pasar el domingo en medio de los atractivos y placeres que ofrece nuestra estación veraniega, y regresar a sus hogares antes del amanecer del siguente día.
De Benasque se vendría en una hora. Todas las mañanas de verano podrían traerse aquí fresas, legumbres, leche, manteca de vaca, higos y uvas de España. Nosotros enviaríamos allá cómodamente nuestros mulos de Francia, nuestros objetos manufacturados. Las magníficas llanuras de Monzón nos enviarían sus trigos, sus vinos, sus mejores frutos. Las minas de Campo nos proporcionarían el nikel, las de Castejón la hulla, las de Aínsa el cobalto.

Mil riquezas en zinc, en plomo, en cobre, en hierro, duermen en aquellos valles desde la inmensidad de los siglos; nuestra época de progreso puede esparcirlas por el mundo entero. ¿Qué es preciso para ello? 125 kilómetros de vía férrea a través de los Pirineos.

El camino de hierro Luchon-Benasque debe ser más pronto o más tarde una realidad. Bendito será eternamente el administrador que sepa dar a tan útil proyecto el impulso necesario para lograrla, afortunados serán los capitalistas que sepan comprender la importancia de la obra; dichosos serán los habitantes de las dos vertientes que han de lucir esta era de prosperidad.

Que las buenas voluntades unan sus esfuerzos, que los hombres animosos rompan las resistencias y venzan las dificultades, que nuestros representantes les presten su concurso y entre Luchon y España: "ya no habrá Pirineos".

Firmado: Vérité.


¡Que rabia que no se supieran aunar esfuerzos y ese tren nunca llegara a existir!



(Fuente: Hemeroteca del "Diario del Altoaragón". Fotos de trenes: Fernando Muñoz).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada