domingo, 8 de marzo de 2015

Replega



ENCUENTRO EN SEPTIEMBRE


Aún queda un poco lejos y, hasta entonces pueden pasar muchas cosas, pero de momento, la ilusión ya la tenemos. 
Nos han invitado a REPLEGA, la Feria de Coleccionismo que se hace cada año en Monzón a principios de septiembre. Chorche Paniello es el organizador de esta manifestación del coleccionismo nacional, que año tras año no solo se afianza sino que crece. Esperamos poder interesar a sus numerosos visitantes. De momento ¡gracias por contar con nuestra colección! 
Antes de REPLEGA tenemos programada una exposición en Barcelona. Ya os informaremos de la fecha y el lugar, por si os apetece acompañarnos en esa ocasión.




jueves, 5 de marzo de 2015

Amigas de toda la vida



Para pasarlo bien y para ayudar



He estado en Campo 48 horas. Pensaba aprovechar la visita para hacer muchas fotos del pueblo, el Cotiella, el Turbón... sólo he hecho una, porque no he tenido tiempo. Eso sí, me ha parecido ver (había unas nubes muy pesadas que tapaban el panorama) que en el Cotiella había bastante nieve, pero en el Turbón no.¿Qué os puedo comentar sobre nuestro pueblo en su letargo invernal? Pues que se está bien, se respira paz. 
También existe otra buena razón para volver por Campo en cuanto nos es posible, y es el reencontrarse con los amigos de siempre. En mi caso se trata de amigas con la que nos conocemos desde que nacimos; que sabemos quienes eran sus padres, sus abuelos; que hemos visitado sus casas; que sabemos muy bien lo que van a decir en cada ocasión y lo que piensan en casi todas. Con estas amigas de toda la vida se puede confiar para todo y no defraudan nunca. Su amistad es un tesoro.
En esta ocasión, todas a una, me han ayudado mucho para preparar la próxima exposición de hueveras, de la que os informaremos puntualmente. A todas ellas ¡GRACIAS! de todo corazón. (E incluyo también a Mª Carmen, que se añadió al grupo).
En la foto no estamos toda la pandilla, en otro momento buscaré una en la que no falte nadie.

viernes, 27 de febrero de 2015

La tela y el cuento

Basi y sus sobrinos Pili y Sebastián

El molinero, su hijo y el asno



Cuando éramos pequeños, en casa de mis padres, en Campo, había una colcha de cama pequeña que nos gustaba mucho a mis hermanos y a mi. Era de un tejido ligero y llevaba un gran volante alrededor. Tenía a juego un cuadrante, también rematado con su volante. Pero lo que a nosotros nos encantaba, era el estampado de la tela, que pienso yo, debía estar presente en muchas otras casas del pueblo, porque no es que hubiera allí muchos proveedores de telas,  ni un surtido muy amplio donde elegir.
¿Cómo era el estampado? pues parecía un libro de ilustraciones antiguas, con dibujos en negro sobre un fondo blanco roto, y esas imágenes contaban muy realísticamente y con mucha riqueza de detalles la historia de un hombre, su hijo y un asno, una fábula de Esopo. El tejido, dibujo a dibujo, iba explicando la historia que nosotros leíamos como si fuera un cómic. Decía,  más o menos, así:
"Había una vez un molinero al que le iban muy mal las cosas, así es que para salir adelante, aunque fuera solo por un tiempo, decidió vender el asno que tenía. Un día, le dijo a su mujer que les prepara algo de comida a él y a su hijo,  porque se iban a la feria de un pueblo vecino. Dicho y hecho, se pusieron en camino.
A pesar de las circunstancias, iban contentos el padre y el hijo, caminando al lado de su asno. Pero al cabo de un rato encontraron a unos campesinos y oyeron como se burlaban de ellos.
- ¡Si serán tontos! -decían aquellos hombres- van el padre y el crío sudando y el burro tan fresco ¿es que no sabrán que los burros son animales de carga?
- Tienen razón -dijo el molinero después de escucharlos-, súbete tú, hijo mío, que no tienes por qué cansarte. Y el niño se montó. Pero, pasado un rato se encontraron con unas mujeres que iban a la fuente. Cuando los vieron,  se les desató la lengua:
- ¡Habráse visto que desvergüenza! el joven montado y su pobre padre arrastrándose al lado -decía una de ellas, mientras la otra replicaba:
- La culpa la tiene el padre, por consentirlo, ¡que manera de educar a los hijos!
El molinero se quedó pensativo y después de reflexionar, le dijo a su hijo:
- ¿Sabes? creo que tienen razón. Tú y yo sabemos que no me importa caminar, pero quizás choca a la gente vernos así, pareces poco considerado... podríamos montar los dos y así todos contentos.
¡Pobre ilusión! ¿todos contentos? no tardaron en ver lo equivocados que estaban, porque a medida que se aproximaban a la feria e iban encontrando más gente por el camino, no dejaron de escuchar cosas como:
- ¡Pobre animal! ¡Cómo no se dan cuenta que lo van a chafar! ¡son más burros los que van montados que el pobre asno! 
Y el padre volvió a quedarse pensativo y después de haberse concentrado en sus pensamientos, le dijo al niño:
- ¿Sabes, hijo mío? Ya no sé cómo poder ir tranquilos, hemos probado de todas las formas posibles y siempre encuentran algo que criticar, sólo nos queda una posibilidad, que es cargar con el burro.  
Y así lo hicieron. Encontraron un palo grueso y allí ataron las patas delanteras del pobre animal y después las traseras, y ellos se pusieron el palo sobre sus hombros y con mucho esfuerzo lo iban llevando. Para el molinero y su hijo era muy pesado, pero para el asno tampoco era una maravilla ir con las patas para arriba y la cabeza casi arrastrándose por el suelo, así es que hacía todo lo posible por soltarse. Mientras tanto, se había reunido en torno suyo gran cantidad de gente, que nunca habían visto algo parecido. Unos iban riéndose, otros les decían improperios y tanto gritaban que aún ponían más nervioso al burro que al final, con un golpe de fuerza, pudo desasirse del palo. Como eso ocurrió justo cuando estaban pasando por un puente, y el animal andaba despavorido, tuvo la mala suerte de caerse al río, y mientras lo arrastraba la corriente, el molinero y su hijo quedaban en medio de aquél gentío, sin asno y tachados de locos. Y es que locura es, dicen los sabios, pensar que se puede hacer una cosa al gusto de todos".
Y yo me pregunto, una generación que crece escuchando cuentos o fábulas de este estilo, ¿puede ser igual que la que desde su tierna infancia se entretiene, por ejemplo, mirando la Guerra de las Galaxias o el Hombre Araña?  
Y, otra pregunta ¿tenéis en vuestras casa alguna prenda con la tela de imágenes de cuentos?


  

domingo, 22 de febrero de 2015

Mondongo



Nunca llueve a gusto de todos...


El día 28 de febrero, se hará en la Cova d'Axén, de CAMPO, un tradicional mondongo, con LATÓN DE LA FUEVA.
Elaborado por conocidas y experimentadas MONDONGUERAS, que a buen seguro harán disfrutar a todos los asistentes con los variados productos, longanizas, chorizos, morcillas, butifarras, tortetas, que elaborarán con su afamada maestría.

 PROGRAMA:

A las 10 h.  Almuerzo con panceta, careta y choricé, todo ello asado en la brasa y regado con un buen vino del Somontano.  Después del almuerzo, el que lo desee podrá observar el trabajo de las afamadas  mondongueras.
A las 21 h.  Cena con los productos elaborados, longaniza, morcilla, choricé, tortetas y una    caldereta de costilla de latón con patata, todo ello guarnicionado con ensalada y regado con un buen vino, postre y café.
El precio: 20 e. los adultos y 12 e. los niños. Se ruega hacer las inscripciones antes del día 27 de este mes, llamando al teléfono:
                                            974550114 o al 629346875 

No os lo perdáis, pasaréis un buen día y aprenderéis mucho con esta sabrosa actividad. 
                                                 

jueves, 19 de febrero de 2015

Idea bomba


recibimiento sobre ruedas 


Hay que reconocer que en Campo el ingenio no falta. Un ejemplo de ello es la idea que tuvieron los organizadores del recibimiento al Obispo de Barbastro, que visitó nuestro pueblo en el año 1953. Antonio Castel Ballarín nos lo cuenta así:

"VISITA PASTORAL DEL SEÑOR OBISPO DE BARBASTRO A CAMPO EN EL AÑO 1953

El señor obispo de Barbastro era en aquellas fechas Monseñor D. Pedro Cantero Cuadrado, hijo de Carrión de los Condes en la provincia de Palencia. Fue sucesivamente obispo de Huelva y arzobispo de Zaragoza y está sepultado en su pueblo natal.
Subió a Campo en el mes de mayo con el fin de realizar la visita pastoral. Era domingo, el pueblo se preparó bien para tributarle un buen recibimiento, con este fin se ideó que todos los hombres y jóvenes que tuvieran bicicleta salieran al puente del Rialgo y, cuando llegara el automóvil del señor obispo, le escoltaran en dos filas hasta la puerta de la iglesia. Así lo hicieron y la entrada del señor obispo resultó muy vistosa y singular. El la agradeció con unas expresivas palabras". 

martes, 17 de febrero de 2015

y para terminar el tema


del Carnaval

Más fotos del ambiente que había en Campo el pasado sábado día 14 de febrero:


 
¡Gracias a Rober y a sus amigos!


domingo, 15 de febrero de 2015

En Carnaval




La juventud se divierte