lunes, 12 de octubre de 2009

Despensa (3)



Un super-

mercado

especial:


EL HUERTO


El huerto, aunque sea pequeño, permite hacer acopio de algunos alimentos que después serán muy útiles a lo largo del invierno. Esto era especialmente importante hace unos años, cuando no había posibilidad de comprar frutas y verduras fuera de temporada. Por eso, no había casa en el pueblo en la que no se preocuparan de poner en reserva algunos productos de la cosecha propia, por ejemplo:


Pimientos rojos: se conservaban (y conservan) en vinagre, lo que en Campo llamamos "pimientos adobaos". Para eso se utilizaban tenajas de barro, donde se introducían los pimientos lavados, que se cubrían con vinagre.

Pepinos pequeños (pepinillos): se guardaban también en vinagre.


Coles: aunque aguantaban bien el frío en la tierra, algunas de ellas se guardaban en salmuera (sal y agua), con el fin de asegurarse poder comerlas durante todo el invierno. Con este sistema también se conservaban otras verduras, como las judías verdes.

Olivas verdes: después de tenerlas un tiempo en remojo, cambiándoles cada día el agua, al final se ponían en tenajas que se llenaban con agua del río (creo que algunas personas lo hacían con agua de lluvia). Entonces, se les añadía un huevo entero que, cuando al cabo de unos días subía a la superficie del recipiente y se quedaba allí flotando, indicaba que las olivas ya estaban a punto para aliñarse. Era el momento de introducir en la tenaja algunos ajos, limón, tomillo u otras hierbas, según los gustos.

Olivas negras: se ponían en el balcón al sereno, con sal.


Patatas, cebollas, ajos, eran imprescindibles en la cocina y, además de servir para condimentar y acompañar otros alimentos, eran también la base de los platos de consistencia. Se preparaban: patatas con arroz, patatas con insundia, patatas con bacalao, verdura con patatas, patatas al rescoldo, patatas viudas, etc. o cebolla hervida y aliñada, cebollas al rescoldo, sopas de ajo, etc...

No faltaban en la despensa las judías secas desprendidas ya de su vaina, tarea, la de "desgranar", en la que les gustaba participar a los niños de la casa.



(Fotos de Roberto Fuster Reyes y Nuri Reyes)





1 comentario:

  1. ¡Cada vez me gusta más este blog!

    Un aragonés al 100%

    ResponderEliminar