martes, 8 de septiembre de 2015

Un Encuentro inolvidable


Campo, 5 de SEPTIEMBRE, 2015






El pasado sábado día 5, tal y como estaba anunciado, tuvo lugar en Campo el Encuentro de las Vírgenes de La Ribagorza, que viene celebrándose anualmente en distintos pueblos de la Comarca. Lamentablemente, la que suscribe no pudo estar allí (no se puede estar en todas partes) pero me han contado que resultó una fiesta muy entrañable y bonita y que todo estuvo todo muy bien organizado.
A partir de las 10 de la mañana ya se fueron congregando en la Plaza de Cabovila todos los romeros, depositando la imagen de la Virgen que acompañaban sobre unas mesas a modo de altares, que estaban situadas delante de la iglesia parroquial. Cubriendo las mesas lucían unos manteles blancos y azules y las Vírgenes venían todas adornadas con flores.
Poco después de las 11 de la mañana, que era la hora prevista, empezó la procesión por el pueblo. Los asistentes de cada lugar, caminaban detrás de la imagen de su iglesia, precedidos por un cartel que los identificaba. En último lugar salió la Virgen de la parroquia anfitriona, precedida por tres niñas con el cartel del nombre de Campo, detrás de ellas caminaba el Señor Obispo de la Diócesis Barbastro-Monzón, acompañado de un obispo de Colombia que vino para esta ocasión.
El recorrido que se fijó fue el siguiente: partiendo de Cabovila, la comitiva pasaba por la calle Prior, llegaba a la Plaza Mayor, luego la calle San Antonio y tomaba, finalmente, la calle de La Ribagorza, antigua variante, hasta llegar al campo de juegos de las escuelas, habilitado para la ocasión. Allí había instalado un altar con cuarenta y dos mesas alrededor, donde se instalaron las imágenes de las Vírgenes. A continuación, todo el mundo fue tomando asiento en las sillas que estaban dispuestas, para poder participar en la misa que se iba a celebrar.
La misa fue oficiada por Monseñor el Obispo de Barbastro-Monzón, acompañado por los párrocos de los lugares  de donde proceden las Vírgenes. La misa de Pío X la cantaron nuestros varones del Coro.
Después de la Comunión, tuvo lugar algo excepcional, pues se interpretó el Aleluya que se canta en Campo solamente la madrugada del Domingo de Resurrección, emocionando a muchos de los asistentes. 
Y si toda la ceremonia religiosa resultó bien, no menos éxito tuvo la logística preparada para acoger a las más de 1500 personas que participaron en este Encuentro. 
Ya por la mañana, a medida que iban llegando los visitantes, se les informaba que podían pasar por la calle del Ballo, a la altura de casa Serena, donde se había dispuesto un lugar de avituallamiento donde podían desayunar.
A la hora de comer se prepararon varias áreas de descanso donde poder hacer pic-nic. Se dispusieron mesas y sillas en la Plaza Mayor, Plaza de la Pedra y parques de San Sebastián y las Escuelas.
Los vecinos de Campo, Valle de Bardají, de Lierp, los pertenecientes al Ayuntamiento de Foradada del Toscar y también los de aquellas parroquias que atiende el Padre Henry, colaboraron todos a la una en preparar las provisiones que se ofrecían a los romeros. También se involucraron  en las múltiples tareas para los que fueron solicitados, desde la organización y control de parkings para autobuses y turismos, a la atención de las personas,  ayuda en la disposición del público en los diversos actos, etc. 
Una vez más, los pueblos de la Comarca han respondido con generosidad y entrega a lo que se les ha pedido y han mostrado lo hospitalarios que son. Los visitantes que llegaron a Campo se han ido muy contentos de la acogida que se les ha dado y se ha vivido en armonía y alegría una jornada para recordar.
Por cierto, que las personas que no conocían nuestro pueblo parece ser que se han quedado gratamente impresionadas del paisaje y de lo bien cuidado que está el pueblo. Entre otras cosas, les sorprendía que hubiera tantas plantas por las aceras de las calles. Eso es mérito de las mujeres de Campo, que suelen poner macetas a lo largo de la fachada de sus casas.
Por último, aunque lo primero, hay que agradecer su trabajo y esfuerzo a nuestro párroco el Padre Henry y, a todos los que han colaborado: GRACIAS.
  
(Las fotos me las ha enviado un amigo, pero me ha dicho que son de diferentes autores, que espero que no se molesten si las he utilizado. ¡Gracias!)

1 comentario:

  1. Finin, lo explica también, q parece q es tuvieras allí, gracias.
    Pili

    ResponderEliminar