miércoles, 19 de noviembre de 2014






BELLEZAS y SALUD  

   
Reflexiones de un paisano nuestro. Publicado en "El Diario de Huesca" del 22-8-1928.


"Hay pueblos dotados espléndidamente por la Naturaleza de una serie de condiciones, cuyo racional aprovechamiento pudiera hacerlos prósperos económica y espiritualmente, no obstante lo cual, como si sobre ellos pesara una maldición, viven en la estrechez, acaso en la penuria, sin que esta desgracia les sirva siquiera para despertar del marasmo, del sueño secular en que se debaten, ni incluya como excitante para rectificaciones, es decir, sin que la llama de la experiencia, que quema pero alumbra, destelle ante sus ojos soñolientos el fulgor a cuya merced se descubre tantas veces el recto camino.
Entre estos pueblos pueden contarse varios del Valle de Benasque.
Aguas magníficas, de propiedades curativas casi increíbles; ambiente purisimo, perfumado de todas las fragancias, entre las que el romero y el tomillo descuellan con intensidad y exquisitez; paradisíacas bellezas supremas que cantan en estrofas de granito la grandiosidad del Pirineo; bosque silencioso que parece guardar en su mutismo el misterio de las maravillas que recubre; gentes cordiales, sencillas, aragonesas, es decir, nobles de corazón... y tantas cosas más que quedan  al margen de la extensión limitadisima de una impresión rápida.
Y, sin embargo... ¡parece increíble! todo esto que sería salud para tantos seres que arrastran la miseria de sus vidas dolientes por la opulencia de sus palacios, que pierden la fe en la vida porque el dolor persistente se la quitó, que agonizan entre el tedio de no desear nada y la suprema miseria de no vivir... Todo esto se pierde para los que lo necesitan porque lo desconocen y deja de ser una gran fuente de riqueza para unos pueblos cuyo desarrollo y progreso, cuya segura riqueza está en el turismo y en ser centro de veraneo para quienes huyen del calor y buscan su salud.
¿La culpa de que se malogre ese tesoro de riquezas y de vida?
Un poco la musulmana indolencia de los naturales, un mucho el olvido, la "preterición", acaso la desgracia que pesa sobre tierras que, siendo de bendición, parecen de maldición.
La Prensa podría hacer mucho. Descubrir ese prodigio de bellezas y de salud sería una obra de alta justicia y de alta humanidad.
Que no se diga que queda por ella.
Firmado: José Serena. Campo, Agosto 1928". 

(Fuente: Hemeroteca "Diario del Alto Aragón". Fotos: Jose Murciano)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada