miércoles, 18 de junio de 2014

Un limonero fuera de lugar




MI LIMON, MI LIMONERO


Pensaba titular este texto "SOS, salvemos al limonero", pero la verdad es que el limonero está bien, no da frutos, pero está bien. Bueno, tiene alguna hoja un poco amarillenta, pero no se ve mal del todo. 
Volviendo al título, he optado por poner lo de "Un limonero fuera de lugar", porque me parece más adecuado, ya que aparece en este blog y no tiene nada que ver con Campo. Ni está en Campo, ni se ha criado allí, ni me lo ha regalado nadie de allí... ¡nada de nada! Entonces, ¿por qué traerlo a este espacio dedicado a nuestro pueblo? Os lo cuento.
Después de colgar las estupendas fotos del jardín de Fernando y las flores y árboles que lo adornan, he hecho una pequeña comparación con  lo que yo he conseguido en la vida, por lo que a plantas se refiere. Y, en medio de algún éxito, pues tengo la terraza de mi piso bastante florida (trabajo me cuesta), no puedo dejar de pensar en un fracaso bochornoso: el del limonero. Si alguien de vosotros conoce la solución, os agradecería que me la dijerais, cuanto antes mejor. Esto es un caso de colaboración entre paisanos.

Pero vayamos al problema: ¿que le pasa al limonero? pues que desde hace mucho tiempo, meses y meses, se ha concentrado en un único fruto. Cuando lo compré, hace años, estaba cargado de preciosos limones gordos y amarillos, era la admiración de mi nieto. En su momento recogimos los frutos, y se quedó sin nada. Al cabo de unos meses empezó a despuntar una cosa pequeña que tenía pintas de ser un limón normal y me alegré muchísimo pensando que el ciclo reproductivo empezaba. Pero no.
Bien es cierto que con el tiempo aquél fruto fue engordando, imperceptiblemente, de una forma tan lenta que no parecía real, era como si lo hubiéramos puesto allí por dar un poco d ambiente.
Hoy día sigue colgando de las ramas, impasible, duro como una piedra y, viéndolo en ese estado, nadie en su sano juicio puede imaginar, por mucha voluntad que le ponga,  que un día esa cosa apelmazada pueda llegar a dar una gota de zumo. No solo eso. Es de un verde aceituna, que difícilmente se puede relacionar con un limón, aunque, la verdad sea dicha, estas últimas semanas veo que se va poniendo un poco amarillo.
Resumiendo, esto sé que no es un asunto grave, pero me gustaría ver limones en mi limonero. Si alguien tiene algún consejo o recomendación que darme, se lo agradeceré. Mientras tanto, yo sigo haciendo lo que puedo: de tanto en tanto le pongo abono para cítricos, le hablo cariñosamente todos los días (y mira que me ha apetecido llamarle de todo algunas veces)   y ahora le he puesto al lado una planta, a ver si se anima un poco. Si hay alguna modificación os lo diré, aunque igual pasan unos meses, porque esto va para largo...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada