miércoles, 24 de octubre de 2012

Orgullosos de nuestra escuela


Colegio Cerbín de Campo


El pasado lunes 22 de octubre,  Luis, mi marido, funcionario jubilado de la Comisión Europea, acudió al colegio de Campo para dar una charla a los alumnos de los cursos superiores. Dicha actividad escolar se llevó a cabo en el marco del programa "Back to School" de la Comisión, cuyo objetivo es  que sus funcionarios en activo o retirados vuelvan a los colegios con los que tienen alguna vinculación (bien porque son exalumnos o debido a alguna relación especial),  con el fin de exponer a los jóvenes cuál ha sido su experiencia como funcionario comunitario y qué es la Unión Europea (UE) y explicarles a grandes rasgos   cómo funciona, así como responder a todas las preguntas que sus alumnos quieran plantearle. No se trata en ningún momento de hacer "propaganda" de la Institución promotora ni de la propia UE, sino de recordar que, ésta, con sus virtudes y defectos, existe y todos nosotros (¡somos más de 500 millones!) formamos parte de ella.
Un aspecto que se quiere resaltar, es la importancia que ha tenido nuestra Unión para que los países que la integran hayan  superado los conflictos bélicos en los que periódicamente se veían involucrados. Esta valoración positiva de las relaciones de buena vecindad y de la voluntad de resolver los conflictos negociando, más o menos tranquilamente, alrededor de una mesa, se ha visto refendada por la concesión del Premio Nóbel de la Paz a la Unión Europea.  
Me ha contado Luis, que su experiencia con nuestros chicos y chicas no ha podido ser más satisfactoria. Se ha encontrado con un grupo de alumnos muy educados, interesados por lo que se les explicaba, bien preparados y que han participado con ilusión en la inusual clase que impartió... En definitiva unos alumnos inquietos, en el buen sentido de la palabra, curiosos y pacientes al escuchar las "batallitas" que alguién que podría ser su abuelo les contaba.  Buenas razones para felicitar a los profesores por la labor realizada con sus alumnos y, también, un buen motivo para enorgullecernos todos nosotros por la escuela que tenemos, así como por los chicos y chicas que son el futuro de Campo.

1 comentario:

  1. ¡Mis mejores deseos para escuelas como ésta! De ellas depende nuestro futuro.

    ResponderEliminar