martes, 3 de julio de 2012

Oficios: peón caminero

Al cuidado de las carreteras y de las personas

A principios del siglo XX, bajo el reinado de Alfonso XIII, se dio en España un gran impulso a las obras públicas, especialmente a la construcción de carreteras. Y, junto al trazado y construcción de nuevos tramos, se tomaron algunas medidas para su mantenimiento y vigilancia. 
"El peón caminero es el encargado de vigilar el cumplimiento de las disposiciones vigentes sobre policía de las carreteras. Por la Real instrucción de 23 de Julio de 1790, tiene el caminero la calidad de guarda jurado para perseguir y denunciar á los contraventores de las citadas disposiciones». «Para cumplir lo dispuesto en el artículo anterior, recorrerá su trozo el peón caminero dos veces por semana a las horas y en la forma que disponga el Jefe de la cuadrilla, según preceptúa el art. 19. Cuando, en las horas que no deba hallarse el peón trabajando en aquélla, ocurra en su trozo algo extraordinario que exija la presencia del mismo, acudirá inmediatamente, con el fin de evitar daños en las obras de la carretera ó peligros para el tránsito, dando también conocimiento a sus Jefes».

Destacamos, entre las obligaciones del peón caminero:
1ª. Permanecer en el camino todos los días del año, desde que salga el sol hasta que se ponga.
2ª. Recorrer todo su trozo, para reconocer el estado del camino, de sus obras de fábrica, paseos y arbolados y de los repuestos de materiales.
3ª. Prevenir los daños que ocasionan los transeuntes en el camino, advirtiéndoles lo dispuesto en las ordenanzas ó Reglamentos de policía, y denunciar á los contraventores.
4ª. Ejecutar los trabajos de conservación que sus Jefes le ordenen, bien sea por tarea ó en otra forma, sin más descanso que las horas señaladas para almuerzo, comida y merienda.
5ª. Cuidar de las herramientas, materiales, útiles, prendas de vestuario y demás efectos del servicio que existan en su poder, procurando su buen uso y conservación”.
« El peón caminero llevará siempre el uniforme y distintivo que le están señalados.
En los domingos y fiestas de precepto, el peón caminero recorrerá una vez su trozo, y el resto del día se ocupará especialmente en limpiar sus prendas de vestuario.
El peón caminero que halle en el camino alguna persona sospechosa le exigirá la cédula personal, y si no la tiene, la conducirá al pueblo de su jurisdicción á disposición del Alcalde o al puesto más inmediato de Guardia civil, para que se haga cargo de ella, recogiendo recibo como comprobante de su celo. Lo mismo hará con la persona o personas que encuentre delinquiendo. 
Insignia Peón Caminero

Cuando aparezcan malhechores en las inmediaciones de su trozo, el peón caminero lo advertirá á los transeuntes, y pasará aviso á los peones contiguos para que le presten auxilio si fuere necesario, y también al Alcalde del pueblo inmediato, dándole noticias del número y dirección que lleven, o poniéndolo en conocimiento de la Guardia civil».
En Campo varias personas desempeñaron el oficio de peón caminero. Algunos de ellos vivieron en la casilla construida a tal fín. Fue precisamente en 1852 cuando, en virtud de una Real Orden el Ministerio de Fomento, se puso en marcha un programa de construcción de viviendas que sirvieran para alojar a esos trabajadores y también para guardar sus útiles de trabajo.
Insignia Capataz Peón Caminero

Resulta curioso que, porque entre las instrucciones que se daban sobre los lugares donde debían instalarse, se recomendara la proximidad del agua y, en caso de que ello no fuera posible, la apertura de un pozo. En nuestro pueblo la casilla se construyó en el lado derecho de la carretera general de Campo a Murillo, próxima al Esera pero a cierta altura, poco antes de Entrepuentes. Y lo que son fuentes no faltaban, pues estaba cerca de la fuente «Catalina», de la fuente de las «Comadres», de la del «Chorro» y al pie de la fuente de «la Coma». Aunque el tamaño habitual de dichas viviendas estaba pensado para dos personas, hemos podido observar que en ciertas épocas habitaron en ella tres trabajadores.
 La información que nos ofrecen los Censos Electorales de Campo es la siguiente: En el año 1904 se menciona a:  José Costa Costa, de 37 años, que vivía en la calle Nueva y al que se le da la calificación de peón caminero;  Mariano Malo Fernández, de 35 años, habitaba en la Casilla Camineros y también era de profesión peón caminero; y José Pera Fillat, de 54 años, vivía en la calle de la Iglesia, n° 11 y era Capataz Caminero.
En el censo del año 1910, figuran:  José Costa Costa, de 47 años, habitando la Casilla de Camineros; Joaquín Guillén Cereza, de 39 años, habitando en la Casilla de Camineros; Mariano Malo Fernández, de 42 años, vive también en la Casilla de Camineros; y José Pera Fillat, de 55 años, con domicilio en la calle San Antonio, n° 20.
Y, en 1930, también en el Censo Electoral, encontramos solamente a: Mariano Malo Fernández, de 54 años, viviendo en las afueras, de oficio peón caminero.
La última persona que ocupó este cargo en Campo fue el señor Ramón Morancho Costa, que lo desempeñó durante varios años, viviendo con su familia en la casilla. También trabajó como peón caminero el Sr. Jesús de casa Begué, que atendía la carretera de Las Vilas.
(Fotos de insignias gentileza de Militaria)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada