miércoles, 14 de diciembre de 2011

Profesión: músico


Diversión y Cultura


En Campo ha habido muy buenos músicos y muchos de ellos se han dedicado profesionalmente a esta actividad. Y cuando decimos profesionalmente, queremos decir que la música era su principal fuente de ingresos, aunque la compaginaban con el ejercicio de otro oficio. De hecho, en ningún censo electoral o listado de vecinos hemos encontrado ni una sola persona cuya categoría profesional indicara la de músico.
Nos consta que ya en el siglo XIX hubo mucha afición a la música en nuestro pueblo. La familia Blanch, que llegó a Campo desde Tortellá (la Garrotxa), para vivir entre nosotros, tenía entre sus miembros buenos músicos y, además de estar siempre dipuestos a alegrar reuniones y fiestas, enseñaron sus conocimientos musicales a sus nuevos paisanos. Quizás el mejor músico de ellos fue José Blanch Galindo, que tocaba la mandolina, el laúd y el acordeón. De todos modos, hasta el año 1930 no se formó en Campo la primera orquesta.
En la década de los años 40 del siglo pasado, se instalaron en Campo dos maestros de música, los dos catalanes. Uno de ellos fue el señor Vila que, preferentemente, daba clases el piano. El otro profesor fue el señor Emilio, que se dedicó más bien a la preparación de músicos de orquesta. Los dos realizaron una gran labor y fueron muchos los jóvenes que tuvieron la oportunidad de aprender música con ellos.
Entre nuestros paisanos hay que destacar la figura del señor Manuel Mascaray, que demostró excepcionales aptitudes y fue un auténtico virtuoso en el dominio de varios instrumentos, desde el piano al violín, desde la trompeta al acordeón. D. Manuel también fue compositor. Formó y dirigió dos orquestinas, una de ellas llamada "OPMAC" (Campo al revés), y la otra orquesta tenía el nombre de «La Melodial Jaz», que se creó en 1947 y formaban parte de ella: Manuel Salinas Gasquet, Antonio Vidaller, Enrique Subías, Juan Mur Abad, José Longán, Manuel Mascaray, Joaquín de Pepeta Boyón. "La Melodial Jaz" era también el nombre de la pieza de baile que se interpretaba al final de cada sesión, compuesta por D. Manuel, y la letra empezaba así: "La Melodial Jaz no tiene rival...".
Posteriormente, se formó la Orquesta «Ribagorza», compuesta entre otros por Gil, Sebastián Longán y Antonio Mur.
Campo ha sido la cuna de muy buenos profesionales de la música, cuyas actuaciones fueron celebradas en muchos pueblos de la comarca y, a su vez, enseñaron su oficio y transmitieron su afición a los que quisieron iniciarse en la música.


(Fuente: Antonio Castel Ballarín. Fotografías gentileza de Antonio Castel Ballarín).Sabemos que sóis muchos los paísanos nuestros que visitáis este blog. Si alguno de vosotros tenéis más información sobre este tema, hacérnosla llegar, por favor, porque a muchas personas les interesará conocerla. ¡Gracias!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada