jueves, 29 de diciembre de 2016

Los Inocentes



  Un día para estar ALERTA


Sabido es que el 28 de diciembre se celebra la festividad de los Inocentes y que, en algunos países, este día se tiene la costumbre de hacer bromas, destinadas fundamentalmente a tomar el pelo a alguien, y que se conocen como inocentadas. En Campo, como debía pasar en muchos otros sitios, había unos "clásicos" que se repetían año tras año.
Por ejemplo, el más conocido en todas pares, aunque resulta muy difícil de llevarlo a la práctica con destreza y disimulo, era colgarle a alguien un monigote en la espalda sin que se enterara. Más que monigotes, eran una simples tiras ya fuera de papel o de tela. Nada daba más risa que ver a una persona seria y bien puesta, pasear  con el colgante al dorso.

Pero, aparte de las bromas más conocidas, hay que reconocer que había bastante inventiva entre los vecinos. Se iba a una casa para avisar que se les habían escapado las gallinas, y que estaban corriendo por la calle; otros daban la noticia de que con el coche de línea había llegado algún personaje importante, etc. 
Y áunque se hubiera conseguido sobrevivir toda la jornada sin mayores sobresaltos, no había que relajarse, y se debía permanecer bien atento hasta el final, porque mentes retorcidas igual habían tramado coserte las mangas del pijama o el camisón, hacerte la cama de petaca (no podías meterte) o echarte sal entre las sábanas.
Víctima o verdugo, al final te dormías sonriendo, tramando la inocentada que el próximo año les ibas a gastar a familiares y vecinos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada