sábado, 2 de agosto de 2014

Cosas de familia, desde mi perspectiva



Agüica que corre al mar, atrás no puede volver…


Hace unos meses salió a la luz una especie de libro que escribí, con mucho cariño. Lo hice pensando en mi familia y mis amigos de Campo, para que sepan lo importantes que son para mi y para que pudiéramos compartir los recuerdos de una existencia común. Como gracias a Dios tengo más amigos que complacer, que libros para regalar, ya no me queda ningún ejemplar, y eso que había 100. Desde aquí, quiero disculparme con todas las personas que se han interesado por el libro en cuestión y a las que ya no puedo ofrecérselo. También aprovecho para presentar el libro a todos, pues como no tengo ocasión de encontrarme con mis paisanos muy a menudo, algunos de ellos se van enterando con cuentagotas y entonces es cuando me dicen "¿Que has escrito un libro? pues no sabía nada...", así que ¡dicho!
El libro está dividido en tres partes. La primera está dedicada a mis padres y abuelos, y a lo que fue la infancia de mis tres hermanos y mía, en Campo y en la época de colegio que estuvimos en Zaragoza. Son cosas de la vida cotidiana, que pueden ayudar a conocer un poco cómo era la vida en nuestro pueblo hace "unos" años.
En la segunda parte cuento cosas de la guerra, de cómo la vivieron y de qué manera la sufrieron los miembros de mi familia, principalmente los hermanos y hermanas de mis padres. Poder averiguar cómo se desarrollaron algunos acontecimientos, a través de fuentes orales y escritas; conseguir que algunas personas contaran su experiencia; convencer de que no se pretende juzgar a nadie, sino comprender el comportamiento de quienes nos son próximos, en fin, todo ha sido un reto que se ha alcanzado, gracias a la generosidad (de tiempo y ganas de ayudar) de los demás.
La tercera parte, recoge algunos datos genealógicos, no de todos los antepasados sino simplemente de aquellas familias con las que nos hemos podido remontar más lejos o que nos han dejado un recuerdo más vivo. Desde luego, moverse entre números de ancestros, fechas de nacimiento, matrimonio o defunción, puede ser un poco farragoso y resulta difícil no perderse, pero siempre me ha parecido algo indispensable, cuando se habla de una familia, ser conscientes de que no se reduce a un núcleo de hijos, padres, abuelos, etc sino que hay miles de personas, antes de todos ellos, que han dejado su impronta sobre nosotros, aunque nunca lleguemos a saber qué nos ha transmitido exactamente cada uno, ni siquiera a conocerlos a todos.
El libro me lo ha publicado la editorial Memorias, y cuando su responsable Rosa Serra, leyó las hojas que le di, me dijo con su simpatía habitual: "La primera parte es buena, la segunda estupenda (que es la más corta) y la tercera "infumable"...". La verdad es que me lo tomé como un halago, porque me temía que todo el conjunto resultara "infumable". Si la información que yo tengo puede seros de alguna utilidad, sólo tenéis que pedírmela.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada