martes, 4 de abril de 2017

Mutualidades Escolares de Campo

MUTUALIDADES ESCOLARES EN CAMPO

 Publicado en "EL DIARIO DE HUESCA", 11 DE ABRIL DE 1920

"Obedeciendo a las indicaciones que su reciente visita a dicha villa hizo el digno inspector de Primera enseñanza D. José Galisteo, organizose el solemne acto de la fundación de las Mutualidades escolares en las Escuelas nacionales que dirigen los celosos y competentes maestros de esta localidad D. Cándido Puyal y Doña Manuela Gil, acto de recuerdo imperecedero que tuvo lugar el Domingo de Pascua de Resurección a las dos de la tarde y que tan alto pone el nombre del Sr. Inspector, de sus inteligentes organizadores, celosas autoridades, así como el prestigio, justamente ganado, del vecindario de esta importante y culta villa situada al pie de la ingente mole de Turbón, coronado de nieves sempiternas, cabe las poéticas riberas del bullicioso, industrial y fecundante Esera.
En los trabajos preliminares llevados a cabo por los Sres. Maestros citados cooperaron, también, eficazmente las muy dignas autoridades asesoradas por el inteligentísimo y probo funcionario Sr. Boya, Secretario del Ayuntamiento. La Corporación Municipal no perdonó medio de contribuir al mayor esplendor de una fiesta que significa progreso y bienestar tanto en el orden material como en el orden moral.
La concurrencia.- Puede afirmarse, sin que pueda tachársenos de exagerados, que toda la población acudió en masa con orden y compostura admirables a escuchar de labios del competente maestro de Graus Sr. Alvarez, el elocuentísimo discurso saturado de sana y magistralmente expuesta doctrina sociológica. En el salón escuela, incapaz para contener la muchedumbre que se situó en la plaza, presidieron las dignísimas autoridades civiles y militares, dando al acto realce con su presencia.
Como es lógico presumir, no debían faltar un buen número de maestras y maestros dispuestos a ir siempre allí donde las circunstancias reclaman su presencia.
La nota más simpática la dieron las señoritas maestras de los pueblos circunvecinos, que con su incomparable belleza y discreción sin líimites, hicieron corriera velocísimo el tiempo que en tan amable compañía nos fue dado permanecer.
Entre ellas recordamos haber visto a la señorita Antonia Camino, de Barbaruens; Francisca Puente, de Senz y Viu; Aurelia Bravo y hermana de Foradada, sirviendo de marco al cuadro formado por estas beldades, Doña Manuela Gil, de Campo y Doña María Barcos, de Navarri, respetables señoras que asistieron en compañía de sus respectivos esposos. 
El Magisterio del sexo fuerte estaba representado por los Sres. siguientes: Alvarez, de Graus; Bailín, de Torre de Esera; Casasús, de El Món de Perarrúa; Rivas, de Murillo de Liena; Pesquer, de Arués; Ascaso, de Las Vilas de Turbón.
No respondemos de no haber incurrido en omisiones, si se tiene en cuenta cuán intensa sea la emoción experimentada. Aún dura en nuestra retina la imagen producida por el espectáculo que ofrece un pueblo que se agolpa en masa, ávido de imbuirse en las modernas ideas mutualistas que han de salvar a nuestra querida patria, colocándola a la cabeza de las naciones más prósperas.
El acto.- A la hora prefijada, reunidos en el salón de clases las autoridades y maestros y en la plaza gentío inmenso, luciendo un sol espléndido de primavera perfumada, aparece en el balcón la silueta del Sr. Alvárez que va a deleitaros con las exquisiteces de sus profundos conocimientos en materia de mutualismo.
El Sr. Puyal, en breves y elocuentes frases hace su presentación  y aquél comienza el  discurso dirigiendo, en primer lugar, un saludo cariñoso al auditorio. Expone, a continuación, de manera magistral, el origen funcionamiento y ventajas de las Mutualidades escolares que han de ser, dice, la tabla de salvación a que han de asirse los hombres del mañana, si no quieren naufragar en el tempestuoso mar de la vida cuyo horizonte se presenta amenazador. Hace un llamamiento a los padres de familia para que corran a alistar a sus hijos en las filas del ejército mutualista. Por fin, emocionado, da a todos las gracias por su valiosa cooperación y, como broche de oro que cierra tan hermosa fiesta y después que se hubo apagado el último eco de la atronadora salva de aplausos con que la concurrencia premió la brillante oración del Sr. Alvarez, acordose por autoridades y maestros dirigir expresivos telegramas al Sr. Consejero Delegado del Instituto Nacional de Previsión y al muy digno Sr. Inspector de la 2ª Zona, D. José Galisteo Soto.
Capítulo gracias.- Este minúsculo cronista, haciéndose intérprete del unánime sentir de sus comprofesores, las da muy expresivas:
1º. A las muy dignas autoridades de la villa de Campo, de quienes han recibido tan finas y delicadas atenciones.
2º. Al pueblo todo, que se ha desvivido por hacernos grata nuestra breve estancia. Tenga en cuenta el pueblo de Campo que "los pueblos que honran a sus maestros, se honran a si mismos”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario