domingo, 22 de noviembre de 2015

26 horas


Día 16: de Barbastro a Campo



Esta semana  pasada, hice un viaje relámpago. El martes, 16, después de visitar el Archivo Diocesano de Barbastro, tomé el autobús de las 11.40 para ir a Campo. Si en la capital del Vero el cielo estaba cubierto y hacía fresquito, pasado Graus las nubes, y la niebla, fueron dejando paso al sol. Al llegar a Campo, encontré un cielo azul azul y un calorcillo muy agradable. No había ni un copo de nieve en las montañas.

Aparte del paisaje de siempre (¡afortunadamente!) y la "meteo" tan agradable y poco normal para la temporada que estamos, lo mejor es el encuentro con los amigos: 

y familiares, como Dorita, que, aparentemente, está en la residencia de mayores, pero lo que es su cabeza se mueve por otra época, unos cincuenta años atrás de la realidad que le rodea. ¡Que cosas tiene la mente! se le han borrado de un plumazo los últimos años de su vida y solo se acuerda de cosas de su pasado. Cuando le pregunté si se acordaba de mis hijos, y los hijos de mis hermanos, se puso en guardia:
- Dora, ¿te acuerdas de Daniel, Gloria, Eduardo, Ro...? 
- No me nombres a ninguno, porque no sé qui ninguno de ixos que me nombras -me interrumpió.
No hay nada que hacer, es como si no hubiera vivido una parte de su vida.

Día 17. Visitas, paseo y vuelta a casa, y constatación de un DESPISTE.
Y sin querer molestar a nadie, creo que ha habido una distracción por parte de Obras Públicas, o quien corresponda, a la hora de hacer la señalización en el firme de la carretera que han hecho delante del cementerio. O yo andaba muy dormida, o no han pintado ningún paso para los peatones, solamente para los vehículos... Quizás se podría mejorar tanta indicación inútil y poner la necesaria. Es una opinión. 



  (Fotos mjfuster)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada