jueves, 6 de marzo de 2014

El mes de mayo de 1807



Conociendo a nuestros antepasados



Transcripción de algunos fragmentos del contrato matrimonial entre Joaquín Mur y María Costa: 
Capitulaciones matrimoniales
"En la villa de Campo, a diez y siete días del mes de mayo de mil ochocientos siete años, que ante nos, el Notario y testigos infraescriptos, perescieron personalmente Joaquin Mur, carpintero y vecino de dicha villa de una parte, y de la otra Sebastián Costa, labrador y vecino del lugar de Navarri, y María Costa su hermana, mujer del dicho Joaquín Mur, los cuales dijeron:
Goya, "Condesa del Carpio, marquesa de la Solana"
Que acerca del matrimonio tratado convenido y ante la Santa Madre Iglesia solemnizado entre  el dicho Joaquín Mur y la dicha Maria Costa daban y otorgaban,  y en efecto otorgaron la capitulación matrimonial presente, con los pactos siguientes:
Primeramente dicho Joaquín Mur trae a su matrimonio su persona y bienes muebles y sitios  en general y especialmente trae los instrumentos de su oficio.
De su parte, la contrayente Maria Costa trae a su matrimonio su persona y bienes muebles y sitios habidos  de su "grado" y especialmente trae y el dicho Sebastián Costa su hermano le da y manda, y donación propter nupcias le hace, de la cantidad de cincuenta libras jaquesa en esta forma: veinte libras en dinero que contrajo en su matrimonio y las restantes a tres libras jaquesas cada año prosiguiente en dinero o efectos.
Y más, trae la dicha contrayente y su hermano le da la razón de la ropa siguiente: Dos sábanas, una de cáñamo y otra de botiga, dos almohadas, un enjugamanos, una servilleta. Y más,o trae la dicha contrayente la ropa de su uso ganada con su industria y  es la siguiente: tres basquiñas de botiga y tres de paño de la casa, de diferentes colores, cuatro jubones, los dos de casa y los dos de botiga, mantilla de cotón, cuatro camisas de cáñamo...".
"Item es pacto que un hijo de este matrimonio siendo apto para el manejo de la casa haya de ser heredero de los bienes del contrayente. el que eligieren ambos o sobreviviente. Y ante su posible muerte, dos personas de las más cercanas de cada uno...".
Fueron testigos Francisco Costa y Pablo Salinas, labradores y vecinos de la villa de Campo.




(Foto de flores de la montaña, de Jose Murciano)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada